lunes, marzo 27, 2006

Lo

- Ah, es un Grand D'Orr, al parecer del siglo XVII
- Si, pero uno bastante particular... mire
(se escuchan pasos, una cortina que se corre y un grito de asombro)
- P...p... pero no es posible! eso no debería pa...
(un grito, cosas húmedas que caen al suelo y algo pesado que se desploma)

Días después, circula en los periódicos la foto del coleccionista perdido, que con cara de felicidad se encuentra en el living de su casa sonriendo frente a sus pertenencias que tantos años le costó coleccionar. Nadie sabe de él, y probablemente nunca lo sepan. Estar en otro país, sin nadie conocido, es así de triste. Tan triste como que los periodistas se preocupen de encontrar a alguien, pero nadie busque.

El Grand D'Orr es un ejemplar único. Cada uno presenta características que lo hacen completamente diferente, inclusive uno de otro. No obstante, se reconocen siempre por su resplandor plateado característico, casi angelical. Estas obras del ocultismo antiguo han pasado por tantas manos, tanta energía han tomado, que casi piensan por sus medios. Casi, porque sin alma están condenadas.

- Disculpe, es aquí cierto?
- Si, pase. Está al fondo.
(pasos acelerados, una lámpara vieja ilumina la sala)
- Mmm... descúbralo sólo cuando yo le diga.
(se escuchan muchas gotas caer, como una lluvia)
- Prepárese!!...
(el sonido opaco de muchas campanas se hace cada vez mas ensordecedor)
- Está tomando forma, no todavía...
(se escuchan crujidos en los muros de concreto medievales, ruidos de miles de personas corriendo, y un bebé llorando a lo lejos)
- Ahora sí, descubra la cortina!
(luz... millones de voces gritando algo en latín y transformandose en llantos de niños)
- ...
- Voy a buscar una escoba mejor.

1 Comments:

Blogger Plld said...

(:
oiga sr. plinio
de casualidad el escrito surgio de nuestra conversacion chana del dia de ayer?

LA SEEEEEEEECTAAAAAA :evil :evil


ah nose, se me ocurrio :x
(K)

22:04  

Publicar un comentario

<< Home